Por segunda vez en éste año Estados Unidos se ha visto afectado por un “Ciclón bomba”, el primero ocurrió en el mes de enero y logró congelar gran parte de la costa este. A tan solo dos meses, un fenómeno similar afecta la vida de más de 80 millones de ciudadanos, con fuertes vientos, lluvia y grandes cantidades de nieve. Que ha producido la cancelación de vuelos, además de poner el alerta la población cercana a la costa por riesgo de inundación. El Servicio Nacional de Meteorología en Boston ha escrito en su cuenta oficial de Twitter: “Tomen esta tormenta en serio. Esta es una situación de vida o muerte para quienes viven en la costa, especialmente en las orillas expuestas al océano