Un hombre decidió jugar con su perrito “Momo”.  Su misión era fácil: debía traer la pelota de regreso cada vez… Pero lejos de volver, este adorable Border Collie, convirtió el juego en algo distinto: Esconderse él y la pelota.

Entonces su dueño Andrew, decidió fotografiarlo en acción. Lo llevó por distintos lugares de su país y el resultado de las fotografías resulta ser muy entretendo, ya que “Momo” sabe esconderse muy bien y cada vez será más difícil para ti encontrarlo.